Noticias

¿Pueden nuestras bacterias intestinales influir en el dolor articular?

Aproximadamente un 1% de la población mundial padece algún tipo de artritis reumatoide, una inflamación persistente de las articulaciones que acaba destrozándolas. Aunque las investigaciones han podido determinar algunos factores de riesgo que pueden desencadenar este tipo de problemas de salud, a día de hoy ni tiene cura ni se conocen con certeza sus causas. ¿Pueden nuestras bacterias intestinales influir en el dolor articular? Diferentes investigaciones han demostrado que estos microbios podrían afectar al sistema inmunológico y provocar problemas en otras partes del cuerpo, incluyendo el dolor provocado por la artritis reumatoide. La evidencia científica ha consolidado la teoría de que la flora intestinal juega un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Sabemos que, al igual que otras enfermedades como las esclerosis o la fibromialgia, la artritis tiene un origen autoinmune, es decir, es causada por un fallo en nuestro sistema inmunitario, que ataca por error a las células del propio organismo. Este fallo, como apuntan cada vez más investigaciones, podría estar ocasionado por un cambio en nuestra flora intestinal.

De hecho, en ocasiones, la artritis aparece de la mano de otra enfermedad: la inflamatoria intestinal. La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) son dos trastornos: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, caracterizadas por la inflamación del tubo digestivo y por ser de índole autoinmune (el propio sistema inmune del cuerpo es el que ataca al tubo digestivo). Es precisamente este carácter autoinmune que provoca la inflamación el que hace que esta afección se relacione con algunos casos de artritis o inflamación de las articulaciones. De hecho, la artritis es la complicación extraintestinal más común, que afecta aproximadamente a un 25% de todos los pacientes con EII. 

inflamacion-intestinal

 Aunque la artritis se asocia con la edad, en pacientes con EII a menudo golpea a los pacientes más jóvenes. Además de dolor en las articulaciones, la artritis causa inflamación en estas y una reducción en la flexibilidad. Algunas personas con enfermedad inflamatoria intestinal tienen un tipo de artritis que es similar a la artritis reumatoide en algunos aspectos. Sin embargo, hay algunas diferencias importantes.

Cuando se dan ambas enfermedades, la artritis suele cursar con brotes de enfermedad intestinal e inflamación de grandes articulaciones, como las rodillas. Además, en estos casos, no suele afectar de manera simétrica, de forma que pueden verse afectados, por ejemplo, la rodilla de una pierna y el tobillo de la otra.

Dolor articular

Además de los síntomas de la EII sobre el tubo digestivo (diarrea con sangre, cólicos abdominales severos, fiebre…), las personas con artritis asociada a la EII tienen dolor, inflamación, rigidez en las articulaciones inflamadas. Por lo general, primero aparecen los síntomas que afectan al tubo digestivo y, después, los propios de la artritis.

Con frecuencia, los síntomas de ambas enfermedades se relacionan, de forma que, cuando las articulaciones duelen con más intensidad, los síntomas gastrointestinales también empeoran.

Las dos formas más comunes de la artritis experimentadas por los pacientes de EII son la artritis periférica y axial. En menor medida, se puede dar también la espondilitis anquilosante.

Tipos de artritis

  • Artritis periférica. Tiende a afectar el codo, la muñeca, la rodilla y el tobillo. El malestar puede ser “migratorio” de una articulación a otra. Si no se trata, el dolor puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas. El nivel de inflamación en las articulaciones suele ser similar y reflejarse en el grado de inflamación del colon.
  • Artritis axial. También conocida como espondilitis o espondiloartropatías produce dolor y rigidez en la parte baja de la columna y en las articulaciones sacroilíacas (en la parte inferior de la espalda). Se da especialmente en jóvenes. Los síntomas pueden aparecer meses o incluso años antes de que aparezcan los síntomas de la EII. Se observa en un 15% de los pacientes con enfermedad de Crohn y en un 10% de los que sufren colitis ulcerosa. A diferencia de la artritis periférica, la artritis axial puede causar daño permanente en los huesos de la columna vertebral dando lugar a la disminución de la amplitud de movimiento en la parte posterior de la espalda.
  • Espondilitis anquilosante. La espondilitis anquilosante (EA) es una forma de artritis en la que las articulaciones de la columna vertebral y la pelvis se inflaman. Es una forma más severa de la artritis espinal y es una complicación rara que sólo afecta a entre el 2% y el 3% de las personas con EII. Se ve más a menudo en la enfermedad de Crohn que en la colitis ulcerosa.

Muchas de las patologías del ser humano occidental moderno poco tienen que ver ya con el hambre, la sed o las infecciones. Hoy en día, el principal problema es, en gran parte, la comida. Según el microbiólogo de la Universidad de Nueva York,  Martin Blaser, en una entrevista en ‘The Atlantic’, “nuestra microbiota ha cambiado de forma significativa en el último siglo, especialmente en los últimos 50 años”. El investigador cree que el uso masivo de los antibióticos está detrás de la extinción de numerosos microbios que antes se encontraban de forma natural en nuestro cuerpo. Aún así, además de los fármacos, los cambios en la dieta, el exceso de higiene y un menor contacto con la naturaleza también tienen su parte de culpa.

Virus

De hecho, la alimentación es en lo primero que deberíamos pensar si queremos evitar las molestias articulares. Los estresores en la alimentación tienen un gran impacto en la salud de nuestras articulaciones, ya que la comida es algo que tomamos varias veces al día, todos los días y a lo largo de toda nuestra vida. Por eso, la carga del daño oxidativo y de las inflamaciones de bajo grado se va acumulando sobre nuestras articulaciones día tras día. Por ello, es recomendable evitar alimentos proinflamatorios como:  Azúcar, Grasas trans y grasas hidrogenadas, Omega 6 (ácido linoleico), Hidratos de carbono refinados,  Glutamato monosódico, Gluten y caseína, Aspartamo y Alcohol.

Reducir la ingesta de estos alimentos es un buen comienzo para eliminar estresores y que pueda volver a restablecerse la homeostasis en las articulaciones.

 Otro paso importante es consumir principalmente verdura, fruta, frutos secos, pescado y aves. Esto es algo que puede hacerse, por ejemplo, con la dieta mediterránea o la paleodieta.

Sin embargo, cuando aparecen molestias como dolor y rigidez, también es necesario administrar suplementación específica. La mayoría de molestias y patologías de las articulaciones tienen su origen en las inflamaciones de bajo grado y la carga oxidativa. La suplementación con sustancias naturales e idénticas a las naturales pueden suplir bien estas deficiencias, por lo que está indicada para la óptima salud del aparato locomotor.

Prebio Complete
Gastrozym
UCII PLUS

Si eres profesional sanitario y quieres conocer las herramientas necesarias para integrar todos los factores involucrados en la correcta resolución de la inflamación y el dolor crónico, consulta el programa de nuestro próximo curso ‘Claves Evolutivas en el tratamiento de la inflamación y el dolor crónico’.

essb_cached_image:
http://www.naturalki.com/wp-content/uploads/2018/03/microbiota-intestinal.jpg
url_de_registro:

Naturalki live

Naturalki - AvatarNaturalkiPniNaturalki

#News Más de 10 millones de toneladas de #plástico llegan cada año a los #océanos. De hecho, en 2050 se espera que… https://t.co/9vRfUQHDI1

Naturalki - AvatarNaturalkiPniNaturalki

#News Como defensores de un estilo de vida saludable, evolutivo y activo y, tras el éxito de las anteriores edicion… https://t.co/JKGyQcFagC

Naturalki - AvatarNaturalkiPniNaturalki

#SabíasQue Los pacientes afectados por este trastorno de #AlergiaALaCarne, a menudo se despiertan en medio de la no… https://t.co/b5uszP0B6V

¡Siguenos!

Información & Cursos

943.290.899

info@naturalki.com

Distribución & Pedidos

Boletín Electrónico


Colaboran con Naturalki

Anzoategui Fisioterapia in Movent Terapia Integral Grupo Biomek Eskua Fisioterapia

Bonusan Asociación Española de Psiconeuroinmunología clínica

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies