Noticias

NO, el desayuno no es la comida más importante del día

No, el desayuno no es la comida más importante del día y lo afirmamos así, categóricamente, porque no hay ninguna evidencia científica que demuestre lo contrario, por mucho que durante años nos lo hayan querido vender así. De hecho, la industria alimentaria, seguramente alguien del gremio de los cereales, ha tenido mucho que ver en que el mito de que el desayuno es la comida más importante del día se haya convertido casi en un dogma prácticamente en todas las casas.

El refranero también tiene parte de culpa con aquello de “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Seguro que muchos hasta os sentís culpables o creéis que estáis haciendo algo mal, si salís de casa sin haberos llevado nada a la boca. Pues podéis estar tranquilos, no pasa absolutamente nada. Aunque repitamos durante años el mantra de que el desayuno es la comida más importante del día, no hay nada mágico, ni milagroso, ni científicamente probado al respecto.

Café con croissant y mermelada

Lo más natural al levantarnos, por ejemplo, no sería desayunar, sino todo lo contrario, movernos, realizar ejercicio. El hecho de realizar ejercicio en ayunas enseña a nuestro cuerpo a utilizar las grasas de manera eficiente, consumiendo la grasa acumulada en los depósitos y renovándola.

Es evidente que son muchos los mitos que rodean a la comida, sobre todo, al cómo comer y al cuándo comer, y el del desayuno es uno más, al igual que el hecho de hacer 5 o 6 comidas al día. Muchos afirman que desayunando bien evitaremos comer en exceso, se activará nuestro metabolismo… pero, en realidad, no hay estudios que demuestren que esto sea así.

De hecho, muchos estudios al respecto son más bien sesgados, como afirmaba una revisión de los mismos hecha en la American Journal of Clinical Nutrition, donde se llegó a la conclusión de que la mayoría de las investigaciones que relacionaban el hecho de saltarse el desayuno con un aumento de peso lo analizaban de forma explícita forzando esos resultados. De igual manera, diversos estudios y revisiones han puesto de relieve que el desayuno no previene la obesidad.

Lo que se esconde detrás de muchos estudios son los intereses de la industria alimentaria que financian buena parte de ellos para vender a la población el mensaje que a ellos les interesa.

Aunque es probable que hasta ahora no lo supieras, si eres de los que desayuna todavía medio dormido un café con leche con galletas, magdalenas o cereales refinados, estás tomando el peor desayuno posible. Mucho azúcar y pocas proteínas. Por no hablar de los desayunos habituales de los niños que suelen componerse de productos con una gran cantidad de azúcar añadido que suman gratuita y diariamente a su dieta. Un desayuno puede casi duplicar la cantidad de azúcar que un niño debería tomar en un día y, para colmo, muchos de esos productos nos los venden como alimentos saludables.

Cereales desayuno

Cuando nos levantamos, nuestro cuerpo segrega grandes cantidades de cortisol, la hormona del estrés. Si tomamos mucha azúcar en el momento en que este cortisol está más alto, la respuesta de nuestra insulina será mayor y al rato tendremos hambre de nuevo.

Al tomar un desayuno de este tipo con pocos nutrientes, después de la subida de azúcar inicial, viene la bajada que provoca hambre y sueño. A no ser que vayamos a realizar un trabajo que requiera un esfuerzo físico o vayamos a levantar unas pesas, es mejor limitar la cantidad de carbohidratos y tomar, por ejemplo, una pieza de futa de entera. Sí, entera, la fruta siempre mejor entera que en zumo, por muy diversas razones que explica muy bien el dietista-nutricionista Pablo Zumaquero en su Facebook.

La fruta mejor entera que en zumo

Además de una pieza de fruta, puedes optar por tomar proteínas para desayunar acompañadas, por ejemplo, de huevos enteros, jamón, aguacates, frutos secos, verdura… Será un desayuno mucho más saciante y saludable que lo que nos suelen vender los medios de comunicación como el desayuno perfecto.  Si no tienes hambre, no es necesario comer nada, cuanto más tarde comiences a comer en el día más a raya se mantendrá la insulina.

Teniendo en cuenta siempre que tampoco existe el desayuno ideal, podríamos plantear infinidad de posibilidades de desayuno ideal, al igual que podríamos hacerlo de la comida y de la cena.  Cuanto más se aleje de lo que la industria alimentaria nos quiere vender como desayuno ideal, mejor será. Si un alimento es saludable, será saludable siempre e independientemente de la hora a la que te lo tomes. Si optamos por comer comida real como frutas, verduras y pescados, que no necesitan un etiquetado que justifique su composición, y no productos alimenticios, estaremos haciendo la mejor elección. Más mercado y menos supermercado.

Bol de frutas, coco y semillas

No hay que olvidar que la nutrición es mucho más que tan solo comida: es nuestra mejor medicina. La manera en la que nuestros órganos gestionan los alimentos, determinan en gran medida nuestra salud e influyen en nuestro comportamiento y conducta (por ejemplo, a través de la conexión intestino-cerebro).

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

essb_cached_image:
http://www.naturalki.com/wp-content/uploads/2017/02/obesidad-y-sedentarismo010.jpg
url_de_registro:

Naturalki live

¡Siguenos!

Información & Cursos

943.290.899

info@naturalki.com

Distribución & Pedidos

Boletín Electrónico


Colaboran con Naturalki

Anzoategui Fisioterapia in Movent Terapia Integral Grupo Biomek Eskua Fisioterapia

Bonusan Asociación Española de Psiconeuroinmunología clínica

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies