Noticias

Beneficios de la Naturaleza para nuestra salud

A veces, se nos olvida, que el contacto con la Naturaleza es más que beneficioso física y psicológicamente para el ser humano. El hombre necesita el contacto con la naturaleza. De hecho, el organismo humano interactúa con el entorno a través de la vista, oído, gusto, olfato y tacto, además de los distintos sistemas: respiratorio, neurológico, etcétera. Según el fisiólogo y antropólogo Yoshifumi Miyazaki, de la Universidad de Chiba “en el conjunto de nuestra evolución, los humanos hemos estado el 99,9% de nuestra existencia en entornos naturales. Nuestras funciones fisiológicas están adaptadas a este medio”.

Si hace un siglo los médicos recomendaban baños de mar y tratamientos con aguas termales, hoy algunos recetan baños de bosque. De hecho, existen diversos estudios científicos que prueban los beneficios físicos y mentales de acudir a algún espacio natural.

Beneficios de la naturaleza para nuestra salud

Beneficios de la naturaleza

Proporciona elementos básicos para un buen estado físico

Poder vivir en un entorno natural que nos proporciona agua, aire, alimentos, materiales, etc. repercute directamente en nuestra calidad de vida y, en consecuencia, en un buen estado físico. Los árboles reducen la contaminación urbana y, con ello, los casos de asma y alergias.

Reduce el estrés y la fatiga mental

Con sólo el hecho de realizar una actividad física de unos cinco minutos en un entorno natural ya conseguimos mejorar el ánimo y la autoestima. Cualquier experiencia cercana a la naturaleza, desde caminar por un bosque o sentarse a contemplar un río ayuda a reponer el equilibrio mental reducir el estrés y la fatiga mental.

La teoría de restauración de atención (ART) está vinculada a los entornos naturales, explicando cómo nos sentimos fatigados cuando dirigimos nuestra atención hacia una tarea específica durante tiempo. Y recobramos la energía a través de la atención involuntaria que no requiere un esfuerzo. Los entornos naturales son restaurativos. (Rachel y Steven Kaplan, profesores de psicología ambiental de la Universidad de Michigan, EE.UU. ‘La experiencia de la Naturaleza: una perspectiva psicológica’).

Aumenta los beneficios de realizar una actividad física

Por otro lado, un informe realizado en la Universidad de Essex (Reino Unido) en 2012 afirma que si practicamos una actividad física al aire libre, en un entorno natural y respirando aire limpio, los beneficios son mayores para nuestra salud y forma física. Según los expertos, correr por caminos naturales es mejor ejercicio para las extremidades (por los cambios de dirección y los desniveles del terreno) que hacerlo sobre una cinta en el gimnasio. Sin olvidarnos de la increíble sensación de libertad imposible de conseguir en espacios cerrados.

Acelera la recuperación física

El científico Roger Ulrich señalaba en un artículo publicado en la revista Science que el tiempo de recuperación de los postoperatorios se reducía en un hospital a las afueras de Pennsylvania (EE.UU.) en los pacientes cuyas habitaciones tenían vistas a exteriores naturales, y necesitaban menos analgésicos. Por otra parte, una mayor exposición a entornos verdes podría contribuir a reducir la tendencia a padecer ciertas enfermedades. (Richard Mitchell, Universidad de Glasgow. Frank Popham, Universidad St. Andrews).

Disminuye la irritabilidad y la agresividad

Las personas que viven en entornos verdes muestran niveles más bajos de irritabilidad y agresividad que quienes viven en entornos urbanos sin naturaleza cercana. (William Sullivan, Frances Kuo y Andrea Taylor, Universidad de Illinois).

Aumenta la autoestima y el autocontrol

Realizar una actividad física de al menos cinco minutos en un entorno natural, incluidos parques urbanos, mejora el ánimo y la autoestima. Asimismo, el contacto directo con la naturaleza contribuye a aumentar el rendimiento y a potenciar el control de la disciplina y los impulsos propios. (Sociedad Química Americana / Richard Mitchell, Universidad de Glasgow. Frank Popham, Universidad St. Andrews).

Mejora la capacidad de concentración

Contemplar paisajes naturales aumenta la capacidad del cerebro para concentrarse. pruebas científicas demuestran que caminar en la naturaleza y pasar tiempo bajo árboles de sombra de hoja provoca cambios electroquímicos en el cerebro que puede llevar a la gente a entrar en un estado altamente beneficioso de “atención sin esfuerzo”. (Steven Kaplan, Marc Berman y John Jonides / Investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine).

Refuerza nuestros pensamientos positivos

Pasar tiempo en la naturaleza aumenta la felicidad, o la presencia de estados emocionales positivos, amplía la capacidad de pasar de pensamiento a acción de un individuo, tiene beneficios positivos para actividades físicas e intelectuales, y amplía los recursos psicológicos y sociales. (Universidad Herriot-Watt, Edimburgo, Reino Unido. Investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine).

Ayuda a las personas con problemas de salud mental

Según un estudio realizado en la Universidad de Essex, Reino Unido, las personas con depresión, ansiedad y otras enfermedades de carácter mental se sienten mejor al estar en contacto con la naturaleza.

Mejora la imaginación y la sociabilidad

Pasar el tiempo al aire libre, rodeado de naturaleza, estimula la creatividad y la sociabilidad. En el caso de los niños, fomenta además su autonomía, al experimentar con los cinco sentidos su relación con el mundo exterior. En opinión de Heike Freire, los niños necesitan un poco de “salvajismo” diario, como mancharse las manos con barro, subirse a un árbol, etc., para desarrollar sus capacidades y sentidos.

Esencial para el desarrollo saludable de los niños

En muchas escuelas europeas funcionan con éxito iniciativas que fomentan la educación de los niños en un entorno natural.  La exposición directa a la naturaleza es esencial para un desarrollo saludable de la niñez y para la salud física y emocional de niños y adultos.  (Richard Louv, presidente de la fundación Children and Nature, ‘Last child in the Woods’).

¿Cómo os quedaríais si os dijesen que los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos? Ese dato se recoge de un estudio realizado por las marcas británicas de detergente OMO y Persil y que se llevó a cabo en 10 países con 12.000 padres que tenían hijos de entre 5 y 12 años. Según sus conclusiones, los pequeños no suelen superar los 30 minutos al día al aire libre. Los internos de las prisiones de máxima seguridad de Estados Unidos salen al patio al menos dos horas al día. Por extraño que parezca, este tiempo es el doble del que pasan jugando en la calle, de media, los niños de todo el mundo.

En relación a este estudio, Francisco Guarner, Presidente de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos, decía en un artículo del diario El País, titulado “Liberad a los niños, ensuciarse es bueno”, que “para curarnos en salud conviene aumentar el contacto con la naturaleza”.

Deberíamos hacer lo posible porque nuestros hijos pasen más tiempo jugando al aire libre y en contacto con la naturaleza. Menos tele, menos videoconsolas y más mancharse de barro, trepar a los árboles…dejadles disfrutar de su yo más primitivo como hacen en países como Dinamarca, Suecia o Noruega, donde parte de las clases se hacen en pleno bosque.

Alarga la vida

Las féminas que viven en zonas verdes, rodeadas de vegetación, tienen menor tasa de mortalidad que aquellas que viven en áreas no verdes. Lo que nos proporciona una evidencia más de que vivir cerca de la naturaleza no solo es más relajante y más positivo para nuestra salud mental, sino que también nos hace tener una vida más larga y saludable. (Estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y Hospital Brigham y Mujeres)

Fortalece el sistema inmunitario

Tras un paseo de un par de horas por el bosque se reduce la presión sanguínea, decrece la concentración de cortisol en la saliva (biomarcador del estrés), bajan los niveles de glucosa en la sangre, se reduce la actividad cerebral prefrontal y se estabiliza la actividad nerviosa autónoma en los humanos.

Pasear varias veces al mes por un bosque fortalece el sistema inmunitario del hombre. Se incrementa el vigor y se reducen los niveles de ansiedad, depresión, angustia y fatiga. Además de mejorar el sistema cognitivo. (Yoshifumi Miyazaki, fisiólogo y antropólogo, Universidad de Chiba, Qing Li, doctor en inmunología, Departamento de Higiene y Salud Publica de la Escuela Médica Nipona de Tokio).

¡Un baño de bosque siempre viene bien! ¡Deja salir a tu yo primitivo y disfruta de los beneficios de la Naturaleza!

 

Guardar

Guardar

essb_hidefb:
no
essb_hideplusone:
no
essb_hidevk:
no
essb_hidetwitter:
no
essb_hideyoutube:
no
essb_hidepinfollow:
no
essb_cached_image:
http://www.naturalki.com/wp-content/uploads/2016/04/Disfruta_Naturaleza_TW.jpg
url_de_registro:

Naturalki live

Gisela NavarroFuster - AvatargiselfustGisela NavarroFuster

RT @NaturalkiPni: La alimentación es una herramienta muy importante para combatir el dolor. Cuando comemos, ingerimos tanto nutrientes como…

Naturalki - AvatarNaturalkiPniNaturalki

La alimentación es una herramienta muy importante para combatir el dolor. Cuando comemos, ingerimos tanto nutriente… https://t.co/gM0559LMYA

¡Siguenos!

Información & Cursos

943.290.899

info@naturalki.com

Distribución & Pedidos

Boletín Electrónico


Colaboran con Naturalki

Anzoategui Fisioterapia in Movent Terapia Integral Grupo Biomek Eskua Fisioterapia

Bonusan Asociación Española de Psiconeuroinmunología clínica

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies